desenlaces


 

Todavía puedo verme mientras me alejo
inseguro, como una cruz entre las sombras.
Disparo, borracho, botella en mano;
hay ciegos acechando y yo caigo
empapado de vómitos y alcohol,
mojado de mugre, llevando la bandera
blanca de la paz roja de sangre,
triste de pensar en todo lo que he hecho,
vacío de contar las cachetadas
que les hemos pegado a nuestras vidas.
La vía materna, la vagina,
la noche más oscura, la humedad,
los ruidos, el silencio y luego el llanto:
Todo se conjuga en un galimatías
de promesas y conjuros
que dejan pasar a la señora,
La Parca, la terca, la anciana de los huesos
rompiéndome los huevos,
llevándose mi estómago, clavando su puñal,
pateando sin descanso el jodido flan hepático
que al pedo estoy tratando de curar.

Ya no duermo.
El cerco de mi mente me limita a la vigilia.
La paranoia es mi lugar, me cuida, me esconde;
me joden las sirenas, ambulancias y doctores,
me joden las agujas y no quiero
comenzar a comenzar a comenzar de nuevo.

No duermo.
Una boca encima de mi boca,
una mujer horrorosa;
un parpadeo y no la veo más.
Y sueño que me muevo, estoy arriba y soy el viento,
y vuelo y me alejo hasta la muerte
y después la mala suerte me devuelve
y escupo, mil cien veces, salivo-escupo
y salgo de ese sueño y me parece
que la tipa me ha besado, y escupo nuevamente.
Mil ciento uno.

Todavía puedo verme mientras me alejo;
cuerpo sobre cuerpo,
enfermedad y enfermedad,
y las manos me tiemblan,
ahí me voy de nuevo.
Yo sigo.
Total, debe ser mejor otro lugar.
Transpiro transpirando, me parece que vuelvo,
y puedo verme así, preso del miedo,
la sonrisa de lado a lado
y los ojos sin brillar
y el soñar despierto y el gritar,
y la calma que precede a los delirios,
y mi cuerpo sobre todo,
y los filmes de terror
y la vida, que es aún más horrorosa,
y el sabor a mierda y el olor,
el olor,
el olor a cementerio.

Puedo ver que soy yo mientras me alejo,
y me puedo ver también,
en los días venideros,
sentado solo y en silencio,
y mi piel sobre la piel de los excesos
y los medicamentos
y los médicos:
La enfermedad de nuevo
y (otra vez) el olor a cementerio.

Anuncios

3 comentarios to “desenlaces”

  1. muy bueno!!!!y para cuando el libro???…tenes que hacerlo…tenes talento y siempre te lo dije!Besos.Vanu.

  2. ehuuu, cambié la URL
    Ahora es http://estoyinsane.blogspot.com

  3. Vanu: Talento? Qué cosa está lento? Libro? Baah…!
    MP: Ya te edité el hache te te pe. Y mandé mi sms. Gané algo?

    Besos a las dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: