Qué das?


Y qué te doy?
Te doy el cuero, el alma
y todas las mañanas que puteás
porque no estoy,
porque sabés
que no he dormido en casa,
porque llamaste varias veces
y nadie te atendió.
Y qué me das?
Me das lo que te sobre,
que a mí no me hace falta
más que verte sonreir,
también llorar con cara de orto,
porque sé que a veces fallo
porque así me han configurado
el sistema operativo
años de lágrimas al pedo,
y porque a veces ya no puedo
cambiar esto que soy.
Y un respiro el uno al otro
cada vez que podamos
encontrarnos
y mirarnos poco a poco,
justo antes de atacarnos,
justo antes
de toda la violencia
hermosa
que ejercemos mutuamente,
en viceversa.
Y saber, al fin de cuentas,
que si sobran dos milímetros
de espacio entre los dos,
a veces no está mal,
es necesario y no interesa
si podés tenerme igual
en fotos,
mensajes
o llamadas
a las tres de la mañana
y yo te tengo a vos
acá en mis sueños,
todo el tiempo dando vueltas
por mi cama, mi cabeza
(cuando pienso y pienso en vos)
y por mi cuarto.

7 comentarios to “Qué das?”

  1. La imagen me recordó el verso final de un soneto de Francisco de Quevedo

    AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

    Cerrar podrá mis ojos la postrera
    Sombra que me llevare el blanco día,
    Y podrá desatar esta alma mía
    Hora, a su afán ansioso lisonjera;

    Mas no de esotra parte en la ribera
    Dejará la memoria, en donde ardía:
    Nadar sabe mi llama el agua fría,
    Y perder el respeto a ley severa.

    Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
    Venas, que humor a tanto fuego han dado,
    Médulas, que han gloriosamente ardido,

    Su cuerpo dejará, no su cuidado;
    Serán ceniza, mas tendrá sentido;
    Polvo serán, mas polvo enamorado.

  2. Los desequilibrios del amor:
    ¿Por qué uno siempre sufre más que el otro?

    No recuerdo haber dejado a nadie llorando en los rincones, y en cambio los ángulos de mi cuarto se descascararon más de una vez por mi tristeza.

  3. Uh….Quevedo…Góngora….sus versos inmortales…
    Recuerdo mis viajes de 12 hs en micro, a visitar a mis viejos después de año y medio o dos años sin verlos.
    En ese entonces yo quería ser un Góngora, y me pelaba el mate tratando de escribir imágenes similares a las de él. Dije lo de los viajes en micro, porque recuerdo puntualmente uno en donde me pasé la noche entera con una linternita, mientras el resto de los pasajeros dormía, tratando de escribir…y me salió una cosa espantosa que todavía guardo entre lo que yo llamo “los papeles de la vergüenza”.

    No te preocupes; no conozco a nadie que no haya derramado un mar de lágrimas por una herida del cuore.
    Aunque paso de los rincones; yo prefiero tirarme en una cama y mojar la almohada con lágrimas y babas.
    Abrazo!

  4. ¡Yo quiero leer esa ‘cosa espantosa’! ¿Será que todos tenemos una?
    Si la subís, prometo que busco la mia y hago lo mismo

  5. MP: Mmmmm….duvido….a lo mejor más adelante, cuando se me apague todo el quilombo que tengo, hoy por hoy en el mate.
    Ahí sí. O qué se yo, tal vez me agarre ‘la loca’ y lo leés en breve.
    Beso, che.

  6. Los últimos 6 versos me encantan.
    Beso!
    Vani.

  7. bueno gracias!
    beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: