Heridas


noche

Qué es eso
que tiene la memoria
y que a veces nos lastima?

Ya no hay sitios
sin lugar adonde ir.
No hay rincones,
no hay lugar dentro de mí.
La risa de la gente,
las letras, los sonidos,
las calles y las sombras
los otoños con los árboles caídos,
las luces, mis pasos, mis latidos,
las mil puertas, las ventanas.
La pared.
Las cosas se suceden,
exactas como un mundo;
me ronda un universo de recuerdos
que pasa y deja todo de revés;
un universo de memorias
que pasa, pesado y me deshace
y ya se va otra vez.

Lo que amo también desaparece.
Lo que amo también se desvanece.
O quizás nunca existió, ya no sé bien.

Anuncios

9 comentarios to “Heridas”

  1. Upendi Says:

    Dice un adagio popular que recordar es vivir, es decir que una parte intrínseca a la existencia de los seres humanos está estrechamente relacionada con la idea de “volver a pasar algo por el corazón”; esta etimología latina –re (de nuevo) y cordis (corazón)- confirma la importancia que tienen los recuerdos como algo más trascendental que la vana idea de tener algo presente en la memoria. Si bien, las razones de aprehensión y permanencia de un sujeto, un objeto o una situación en nuestros recuerdos dependen sustancialmente del contexto en el cual nos vinculamos directa o indirectamente con ellos, es en mneme –la memoria- donde volvemos a “tener en mente” formas cualitativamente diversas del tiempo, del espacio y sus componentes.

    Hoy son heridas, mañana heridas recodadas, recuerdos heridos o sólo recuerdo….y después “un quimérico museo de formas inconstantes”.

    Déjalos venir, pasar, ir, regresar, transitar, porque incluso, aunque no hayan existido, algo más vendrá.

  2. Seguro que existió.
    Muy bueno, como todo lo tuyo.
    Besos.

  3. Upendi: Dice mi hermano Ariel allá en Jujuy que todos los recuerdos tienen ese halo de dolor impreso en ellos. Y si se pudiera mensurar todo lo que la vida le ha dolido a él, hoy perro ladrador que no cree ni siquiera en la venida del amor o de un salvador cualquiera, te darías cuenta de que, a veces, a los recuerdos es mejor enterrarlos, gaurdarlos bajo llave, incendiarlos, exorcizarlos, como si de algún fntasma se tratara.
    Yo creo, como vos, que el simple hecho de hacer ese re-cordis es los que nos separa de las bestias. Aunque en cierta medida no estoy del todo seguro: con los tiempos que corren ahora, yo sospecho de que la capacidad de amar del ser humano sea comparable a la de las bestias. Y creo que deberíamos comenzar a aprender más de los instintos de éstas.

    Ahora, vos decís que el contexto en donde se desarrollan esas situaciones es inherente y determina la intensidad con que después se las recuerda…Pero ese “contexto”, expresado como una abstracción, debe tener cualidades excepcionales o una escencia muy intensa como para grabar a fuego esa vinculación en la mneme, para hacer de ese “re-cordis” una necesidad tan imperiosa.
    Yo pienso de los recuerdos más intensos, que son como el agua estancada de la que hay que esperar sólo veneno, como dice William Blake en sus “Proverbios del Infierno”. Llegan como una fiebre, que te separa a veces hasta de lo que debería ser prioridad en el momento, para llevarte de paseo por los confines de mneme y cordis.
    No reniego de eso, pero también hay que saber dejarlos atrás.
    Y hasta en esto que te digo me voy a contradecir, finalizando con un “sospecho de todo aquello en lo que creo”, también.
    Al fin y al cabo, “el zorro condena a la trampa, no a sí mismo”.

    Dejarlos ir, venir, regresar, transitar.
    Pero poder controlar su fuego.
    Algo más vendrá.
    Saludos!

    Muchasmiradas: Puede que sí…puede que no…quién sabe…
    Besos. Gracias por pasar.

  4. Recordar suele ser como estar en coma. Benditas pastillas para dormir, benditas sean. Un abrazo, Nene.

  5. Miriadas: Benditos los remedios para la angustia. Benditas las pastillas para olvidar.
    Gracias por venir. Gracias por pasar. De verdad. Se te extrañaba.
    Beso!

  6. fuck the memories!

    a la mierda todo. O al menos hay que tener ‘memoria selectiva’ en un amplio sentido del término. Seleccionar lo que queremos acordarnos, y lo demás desecharlo. O simplemente tenerlo como experiencias de las cuales uno puede aprender (sin que haya involucrado algún sentimiento).

    Abrazo Fede!

  7. naaahhh, está bueno que te duelan los recuerdos, a veces.
    por lo menos para saber qué fue lo que sentiste aquellas veces, no sé.
    Abrazo, che.

  8. ‘está bueno que te duelan los recuerdos, a veces’…

    Na culiado, dejame decirte que estás loco. Si lo bueno se torna en algo doloroso, no tiene sentido. Te lo juro. Puede ser que también esté sensible al respecto, pero me parece que es al pedazo.

    Abrazo culiau!!!

  9. Pero es que si te duelen los recuerdos, es que sí sentiste.
    A que te duelen? quiere decir que sos buena gente. SOS buena gente.
    Un abrazo, culiah.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: