Ingenio La Esperanza


quema de la caña

Adónde están las nubes
que dejaron caer la lluvia negra
sobre mí,
sobre nosotros
lluvia que fue siempre bendición
porque era el signo mismo
de la culminación de la cosecha de la caña,
lo que de la zafra
se inscribía allá en el pueblo, allá en las casas
y caía,
silenciosa desde el cielo,
negra, como el dolor
en las manos de los hombres
que trabajan con la caña,
el machete y con la pala,
de esos hombres que se mueven
a puro dolor allá en la zafra
y que no han sabido del verano
porque el verano los encuentra trabajando
de sol a sombra y sombra a sol?
Adónde iban viajando
esas hebras de carbón
que se desprendían de la zafra,
de los campos quemados de la zafra,
y que el viento se  llevaba
al azar, a ningún lado y que dejaban marcas
estrellándose
hasta en las cosas más puras
que habitaban en tu alma
tu memoria,
tu razón?

Era negro ese color de la fertilidad
Eran santos esos días que no tenían fecha,
la culminación de la cosecha,
la fiesta cíclica de la culminación de la cosecha
el presagio dulce del azúcar
que ya iba tomando forma allá en las prensas
a la vez que dejaba los cadáveres,
el bagazo
en montañas putrefactas
de dulzor.

(cuando culmina la zafra, esto es, la cosecha de la caña de azúcar, los ingenios azucareros queman los campos de caña para comenzar una nueva cosecha. La caída de la carbonilla que se desprende de esta quema era, para los pobres zafreros, sinónimo de trabajo exitoso. Después llegaron las máquinas. Y chau.
La foto, del sitio web San Pedro de Jujuy.com)

Anuncios

8 comentarios to “Ingenio La Esperanza”

  1. ELLOS

    Los han visto…
    desgarrándose
    las manos
    en busca de cobijo.
    Los han oído,
    desangrándose
    los pulmones
    bajo chimeneas
    corruptas.
    Los han visto
    ocultándose
    en las sombras,
    dicen,
    que escarbando
    en la esperanza…

    Los hemos visto…
    gritando
    en los sepulcros,
    vivos.
    Los hemos oído,
    corriendo
    desamparados,
    sin abrigo.
    Dicen,
    que todavía,
    siguen escarbando
    en la esperanza…

    7-6-1989

    (Creo que ya lo conocías, pero como están emparentados…).

  2. Walt: Lo conocía del viejo sitio de José Playo, el viejo Peináte que viene gente, y supe elogiarlo en su momento. Como lo elogio ahora.
    Sin palabras. Inmenso. Como todo lo que te sale, escritor.
    Un abrazo.

  3. María Eugenia " la vecinita" Says:

    Ahí también estuve, en ese tiempo, y estábamos tan cerca y no sabíamos que estábamos, viste? Mientras caía la carbonilla y yo, jaja, robaba paltas del árbol de tu casa, riquísimas! en ese mismo tiempo… Ahora las compro

  4. Mary: Y los juegos en la vereda y Carlos siempre tan grande, tan enorme para nosotros, y el almacén de la esquina, y los “verdad-consecuencia”, y las reuniones del Movimiento Popular Jujeño…
    Y la inocencia, la inocencia, la inocencia.
    Mierda, mujer; que me has llevado de viaje lejos lejos…!
    Beso!

  5. María Eugenia " la vecinita" Says:

    Me sacaste una sonrisa con lágrimas, escritor! QUE GRANDE FEDE!

  6. Si es sonrisa con lágrimas de nostalgia fue un golazo.
    Beso. Gracias por pasar.

  7. loro: En qué sentido me lo decís?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: