paja


hacéte la paja despacito.
como las primeras,
cuando eras
un crío que emplumaba
las primeras calenturas,
apoyando la imaginación
en las playboys que te pasaban
tus amigos a escondidas en la plaza.
pero esta vez no mires nada.
apoyá la cabeza
y la imaginación también
en el pliegue de tu codo
y mirá, sin ver,
la cara de tus viejos.
mirálos sonreir
desde el fondo de tu historia
y ponelos a los dos
en la balanza.
miralos y acordáte:
los miedos,
los ascos,
los prejuicios,
las imposiciónes putas,
el “no. porque yo digo”
la mar en coche, la verga en flor
todo lo que hizo de vos
la autoexigencia que camina,
las satisfacción en cuotas,
la búsqueda constante de alguna aprobación
…o una palmada en la espalda.

y si el peso específico
de alguna de las cosas que viviste
y te obligaron a aprender
no es nada al lado
del temblor criminal que estás sintiendo
a la altura de las piernas
y te ha hecho sentar al borde de la cama;
si la cara de tus viejos se te va,
se desvanece,
y de a poco ya no significa
más que manchas,

enchastrá los mandatos familiares
ahogá los prejuicios con la almohada
limpiáte las manos con tu herencia
y salí a vivir los días
como si no hubiera dolido nunca nada.

5 comentarios to “paja”

  1. Los mandatos familiares , a determinada altura se van por más que queden resabios de eso. Llega una edad en la que los padres ya no son la excusa. Y es hermoso sentir eso, es hermoso que aprezcan como manchas, así como lo definís vos. El JODIDO TEMA, es la responsabilidad que se viene después de eso, jajaja!
    Excelente como siempre, Taqueteparió ¡carajo!.

  2. Viejo Says:

    jojo, es durísimo, pero es genial. Gracias Fedex.

  3. Virgi: Obvio, si tenés una infancia “normal” (entre comillas, comillitas y comillones, porque todas dejan su huella), va a llegar un momento en que los viejos dejen de ser autoridad; la famosa afirmación yoica y demás yerbas.
    Pero si tu infancia te marca de verdad y hay cosas que no te las podés sacudir de encima y te condicionan en toda tu vida adulta (y ojo que no estoy hablando de nada grave; pongámosle que hablo sólo de una educación hiper autoritaria) ahí ya son dos mangos más aparte.
    Beso!

    Viejo: Te quiero mucho, vos sabés.

  4. Lilith Says:

    Jaque mate a la autoridad parental y sus manchas por la sencilla rebelión de una paja (aunque no deja de ser notable que, para sacarse la mochila, haya que morir.. incluso por un breve lapso).
    Como ya han dicho, genial Ñero, genial.
    Abrazo.

  5. Lilith: Jaque mate. Aunque solo sea una gambeta. Jaque mate a las mierdas parentales y a sus marcas. Y a todos lo que arrastran y suelen dejar.
    Abrazo fuerte, ñera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: