disertante


subió al estrado
con toda su sapiencia,
con su traje azul marino,
con los ojos color tiempo,
con las marcas de toda la tristeza.
habló de algunas otras marcas
de violencia,
de agresión
y de algunas otras huellas,
de lo indeleble del tiempo que avanzaba
sobre él, también. sobre nosotros.
y dio un discurso largo
acerca de las piezas
que, sobre un tablero
de ajedrez imaginario,
se iban moviendo lentas.
casi quietas.

él siguió, siguió
y siguió siguiendo,
y escuché como a través
de un túnel, sus palabras,
su discurso,
su ponencia.
y pensé “él, definitivamente
no es el indicado”
pero él era educado,
hablaba bien
y su traje azul marino
no tenía ni una mancha.
definitivamente era yo el equivocado:
él era el amo de la ciencia.

3 comentarios to “disertante”

  1. […] This post was Twitted by taquetepario […]

  2. Daniel Bled Says:

    Estimado Hugo Federico, agradezco tu comentario y espero que hayas aprendido un poco. Hasta el próximo congreso.

  3. jajajaja, sos un culiado…
    che, el domingo un asado podría ser…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: