invitaciones al abismo


invitaciones al abismo
son las que hacen mis amigos
los domingos
después del mediodía.
ir caminando
despacito hasta la plaza
a jugar al ahorcado:
medio litro de gaseosa,
medio más de lavandina,
y con dos o tres cervezas
invocar a los demonios
hablando en genovés,
en paraguayo
o vietnamita.
invitaciones al abismo
son las cosas que se ven
a través de los ojitos
después de moler las pastillitas.
lo que debería estar
dentro de vos
pero está afuera, acá cerquita.
las ruedas, las puteadas
de los tipos que manejan.
el asfalto como alfombra.
las bocinas.
invitarme a algún abismo
es correr a contramano
de los autos que bajan regalados
y no frenan en la esquina.
es subir, bajar
y cruzar la sabattini.
y del túnel a las casas
y en las casas hasta el baño
corriendo
a peinar una rayita.
invitarme a algún abismo
es robarle a algún azul del cap
la gorra, cuando pasa
haciéndose el cheroka por la esquina
invitaciones al abismo
son las que hacen mis amigos
cuando quieren boxear a un policía

invitaciones al abismo.
rajarse de la vida.
jugar a superman.
quebrarse el bocho
alucinando que estamos bien,
que hay esperanza,
que nos queda una salida.

2 comentarios to “invitaciones al abismo”

  1. me hizo acordar mucho a “los chicos” (2009-10-31)… pero este es más oscuro… quizás porque invita…

  2. tenés razón. a veces debería esconder un poco más de tanta confusión..
    va abrazo, che “uno”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: