editado


la felicidad
no son los bares ni las plazas
la tranquilidad no son las putas
o las cosas que no avanzan.
la plena luz no es esconderme
en la oscuridad de un dormitorio,
dos o tres días bajo sábanas.
las cosas ricas ya no son amargas.
lo esencial no es lo concreto;
lo primordial ya no es la nada.

la felicidad es un amor
que ya no está, que ya se va,
que me abandona, que se escapa.
la tranquilidad es la obsesión,
el estado febril y paranoico
que me toca ya es la marca
de los días que no van
y que no vienen y se estancan.
y las cosas que se pudren,
y la mierda que me ensucia
son lágrimas cobardes
que no lloro

porque ya no queda nadie,
porque nadie nunca nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: