insomnio


no signal

Son
las tres y media aquí en el barrio
y supongo que también
en cualquier lado.
En el cenicero
que todavía no he vaciado
dos colillas de Parliament
acusan una de tus
(como digo)
raras, inusuales,
memorables visitas
a esta quietud
en la que he desembocado.

En el bolsillo izquierdo
de mi saco
y en diagonal a ningún sitio,
lorazepam, tranquinal,
topiramato.
Tu bendición antes de irte:
“No las mezcles con alcohol,
hacé el favor, tené cuidado.”
Son
las tres y media aquí en el barrio.
Las cuatro menos cuarto
mientras te he ido recordando.
Supongo que más allá
de la avenida
estarás semi dormida,
o volcando las cenizas
de tus Parliaments
en el cenicero
de algún peregrino
de esos que decís
que pasan por tu vida,
aunque yo advierta
que te la estás contando.

Son
las cuatro menos cuarto
aquí en el barrio
y ya ves;
el recuerdo todavía
no se borra,
las marcas no se han ido,
el dolor yo ya no sé
cómo putas manejarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: