image

invento
pequeñeces cotidianas.
me rasco las pulgas del dolor.
visito amigos, voy de compras,
juego con el perro.
trato de seguir al menos
siendo yo.
cuento los pasos que
me separan de tu casa.
me pregunto si alguna vez
me animaré a llegar.
siento rabia, me mastico
los dedos y las uñas.
intento por lo menos intentar.
podría envejecer así,
sin sobresaltos.
podría aprender a respirar
hondo, para tragar las culpas
y ahogar los llantos.

eso.
podría aprender a respirar.

invento
pequeñeces cotidianas.
me lamo las heridas del adiós.
este cuento pasajero
todavía va conmigo,
esta cicatriz no queda
en la próxima estación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: