Archivo para cielo abierto

ingenuidad

Posted in Shéneral with tags , , , , , on 8 junio, 2015 by nene

11107731_10206709785723079_4758588796195045270_n

pero,
mirá que sos jodida
vos y tus ambiciones,
que cuando estás en casa
en esas raras, memorables
y fugaces apariciones,
te tomás un par de mates,
me dejás todo
hecho un quilombo
y me decís
“ya me estoy yendo, grone”
y
“qué bueno que seamos
así, amigotes”
y te me mandás a mudar.
y yo,
que he sabido ser
la gloria del 10,
el embarazo de D10S;
yo, que soy el nene más colgado
el preso más fumeta
dejo todo entreverado,
sucio, desacomodado,
como para imaginar que todavía
no has cruzado esa puerta,
o has ido otra vez
al baño a mear.
pero,
mira que soy jodido, ¿no?,
yo con mis ambiciones
de acariciarte la mejilla,
encerrarme en la vergüenza,
de insultarte por careta
para que me empieces a odiar.
pero miráme qué jodido,
que hasta ahora no te dicho
lo boludo que me siento
si me llego a enamorar.

Anuncios

otras cosas

Posted in Lo siento, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , on 30 diciembre, 2012 by nene

Sin título

“me gusta ella cuando se ríe y se le forman arruguitas en la cara. ella me gusta también cuando se ríe y se le iluminan los ojitos, y parece que todo lo malo se le borrara de la cabeza y de “la alma”. me gusta cuando me acaricia con el dorso de las manos, y me gusta que tenga esas manías (aunque no muchas, aunque no tantas); me gusta su manía de sacarles las cosas malas a la comida, la paciencia con la que me prepara la comida para que sea sana, me gusta que me cuide las tripas porque algunas veces quiero comerme los residuos (algunos son comestibles!) y me gustó ésa vez que lloró porque yo quise comer un pan quemado y entonces ella lloraba. me gusta cuando me dice qué tengo que leer, porque yo no me acuerdo de leer y entonces se me ha ido ésa gimnasia y prefiero las cosas livianitas, las lecturas no tan pesadas. me gusta que sea “la vieja de lengua” porque me enseña las literaturas y cuando me cuenta que se ha puesto del lado de algunos de sus alumnos de la escuela secundaria. me gusta todo lo que sabe de Borges y de Eco y de todos los demás; me gusta decir “ella es experta en Borges” y que la gente crea que es una mina llena de sarcasmos, con aires de superioridad y de distancia. me gusta que, finalmente cuando la gente la conoce, vea la simpleza de lo que es, la luz que le sale desde adentro y de cómo les hace un aparte a las cosas feas y a las personas de fe mala. me gusta cuando cuida sus cosas, cuando le pone un cuidado especial a la compu, por ejemplo (algunas veces me gustaría explicarle que a las cosas hay que maltratarlas!), me gusta cuando me hace de cenar y que le guste el vino como a mí. me gusta que me confíe cosas de sus cuestiones cotidianas, como imprimirle sus papeles, acompañarla al super, esas cosas chiquititas, esas pavadas. me gusta que siga conmigo aunque yo sea lo que soy (ojalá eso cambie de una vez por todas en alguna vida de mi etapa). me gusta cuando me dice que soy un inseguro y que esté ahí cuando no está y yo estoy siendo inseguro, porque aunque no esté, sigue estando ahí, y me dice que deje de ser tan inseguro y que no mire al piso y que no esconda la cara.
me sigue dando miedo la gente, le diría, pero ahora, cuando me da miedo la gente y ella ya no está, me gusta pensar que ya ya ya está por venir y me quedo un poco más tranquilo. me gusta mucho que me pida que la quiera y que pregunte si la voy a querer para siempre o hasta mañana. me gusta cuando me trata de usted y cuando somos dos y nada más. me gusta que me diga que tengo que hacer algunas cosas sólo porque algunas veces ella no va a estar, o porque son cuestiones las tengo que resolver yo solo sin vueltas ni preámbulos ni nada. me gusta una frase de Haroldo Conti que escribió una vez en la puerta de una casa: “HIC MEUS LOCUS PUGNARE EST, ET HINC NON ME REMOVEBUNT”, porque yo sueño que ésa frase sola ahora es de los dos y de acá no nos mueve nadie ni nada. hay otras cosas, muchas más. pero si ella quiere, podría yo mostrarlas o decirlas sin repetir y sin soplar, que ya no me importa casi nada.”

Rockaway Beach

Posted in El mismo verso, Lo siento, Música, Relatos, Shéneral with tags , , , , , on 15 agosto, 2010 by nene

Almorcé dos bollitos de pan con queso. Con gin tonic.
Peor. Cené una ensalada. Con whiscola.
Podría decir que está haciendo mucho frío. Podría agregar que es el frío, lo que me pone pelotudo, y que no puedo hacer otra cosa que enroscarme en sábanas y colchas y dormirme todo el día. Pero ya estoy sabiendo yo que sería mentir al pedo, decir eso.
Pasan cosas.
-“Esto se está poniendo movidito“- , como decía el Japo cuando llegaban los camiones y había que empezar a revolearse cajas, cajitas y cajones por el mate.
Esto se está poniendo movidito.
Pero extrañamente, ahora es al revés.
Suceden cosas. Hay cosas. Vienen cosas. Cosas que no alcanzo a comprender; que me suceden y que no alcanzo a comprender. Cosas que hasta ayer yo acariciaba como a la final de algún mundial de fulbo, cosas que me resultaban lejanas, imposibles, difíciles de abrazar en esta vida.
Imposibles de palpar.
Es mi viejo (un tipo que jamás espera nada de absolutamente nadie) el que me manda un mensajito que me avisa: -“Suerte. Una vecita tenía que tocarte!”-.
No alcanzo a entender del todo por qué mierda es que lo pone. Cosas buenas a mí.
Mi corazón se pone como loco. Late fuerte, el hijo de mil putas. Galopa a mil, como un caballito que viene desbocado. En ese mismísimo momento, ni me atrevo a preguntar qué carajo es lo que pasa. Pero como intuyo que las cosas van medianamente (o muy) bien, como intuyo que en mi vida, por primera vez hay algo que está saliendo bien, me mareo y ya la náusea me gana la boca del estómago y va subiendo hasta el esófago.
Cosas buenas. Qué joder. Es muy fuerte saber eso. En un instante se me vienen a la mente, en línea recta y como un sueño, aquellos días no tan tan lejanos, muy recientes. Se me vienen las cosas que viví; la mayoría no tan buenas. Y también las buenas que encontré entre tanta mugre. Se me vienen los espejos enfrentados. Las navajas afiladas. Alejandrito encerrado, o golpeándome la puerta de la pieza. Yo con una bolsa en cada mano. Las escapadas del Chino, hasta Barrio Maldonado. El truco-quieroretruco-quierovalecuatro, siempre alguien que se zarpaba haciendo trampa. La escapadita hasta la casa de la curandera (que cómo se llamaba?), cerca del Cemeterio San Vicente, allá en el barrio. La suerte que me daba escucharla cuando hablaba. Cómo me tranquilizaba. El Negro Rojo cagándome la espalda en el mercado. Las bolsas de papas o cebollas. Las medias reses en los hombros, casi casi a la altura del cogote. Las cajas de cajas de zapatos.
Se me vienen hasta el mate, en fila india, la piecita de la calle Belgrano, la de Lima al fondo, la de Rodríguez Peña (la peor). La de Barrio Observatorio, la de San Vicente, casi llegando hasta Altamira, la de…uh, ya no me acuerdo. Qué pesado.
Cosas buenas.
Por eso estoy así, medio tarado. Almorzando bollitos de salvado. Con queso. Con gin tonic. Cenando ensaladitas con whiscola. Livianito, antes de rajar al trabajo.
Por eso recibo a mis hijos en mi casa y casi siempre suenan discos de Cerati, o de Spinetta con su “Artaud”, el último de Pescado. Por eso me banco el reggetón, el drone, el trance y todo lo que nunca entenderé. Las cosas que me pasaron por al lado.
A la mierda las revoluciones. A la mierda los dioses, las “pendejas” de más de 39, Tacuarembó casi al fondo, que golpeaban a mi puerta, a las 10 de la mañana, para tomarse mi café y seguir después camino hacia el trabajo. A la mierda las canciones tristes de Lou Reed y los libros de Bukowski. A la mierda los discos de Morphine. A la mierda Goldfrapp, los malos instrumentos. A la mierda sobre todo con las cosas que no quiero. A la mierda lo que ya no aguanto. El sabor amargo. Los amores rancios. O al revés: Los sabores rancios. El amor amargo.
Suenan discos de Cerati, o algún disco que hace mucho que no escucho, como Spinetta con su “Artaud”, el de Pescado. Y me banco a muerte el reggetón, el drone, el trance y todo lo que nunca entenderé. Me banco aquellas cosas que me pasan sin aviso por acá, por el costado.
Mi corazón se ha puesto más violento que la mierda. Mi corazón no entiende nada. Y galopa como un puto caballito desbocado.
Cosas buenas.
No le importa un carajo lo que digo. A mi corazón le va mejor “Rockaway Beach” de “The Ramones”. A mi corazón le gusta la violencia. Hacerse un pogo en solitario.
Qué bueno que sería que volvieras, de donde quieras que hayas ido, adonde quiera que hayas viajado. Qué bueno sería que vinieras a verme de una vez. Y animarme a llamarte y a contarte esto que pasa, lo que hoy me está pasando. Qué bueno sería cantarte:-“Treintaicinco son mejores”-.
Y mostrarte por fin mi corazón violento, violentado.

3AM

Posted in El mismo verso, Lo siento, Música, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , on 11 julio, 2010 by nene


Hoy a las 19:30hs. en Club R, sito en Avenida Julio A. Roca 457, se presenta 3AM-Revista Cultural de Córdoba, cuyo primer número es (al menos como leí en la tapa) de distribución gratuita.
La entrada al evento va a ser gratis; sólo se pedirá la colaboración con un alimento no perecedero para ayudar al Comedor de Barrio San Vicente.

Que por qué les cuento esto?
Les cuento esto porque estoy más contento que la mierda con la revista, que se ha atrevido a publicarme “Los Audaces”, un texto que también pueden leer acá mismo, lo cuento porque estoy más contento que la mierda, porque todo emprendimiento cultural sirve y es bueno y hace bien, y lo cuento porque estoy más contento que la mierda, porque he podido utilizar la palabra “sito” por primera vez en mi vida.
Así que los que quieran ir a hacer el aguante, ahí estará esperándolos la gente de Revista 3AM, con proyecciones de cortos de realizadores cordobeses, guirnaldas, confeti, globos, sorpresas y todo eso que hace amena la presentación de una revista cultural independiente (o Racing). Yo ya dije que más de 8 personas, para mí se traducen en fobia, pero veré de clavarme unos traguitos primero y después mandarme de uan.
Estaría bueno verlos, che.
Y de más está agradecerles sus felicitaciones. Y un millón de agradecimientos más a la 3AM por publicarme. Recuerden, es a las 19:30hs.
Va abrazo.

lucky day

Posted in Shéneral with tags , , , , , , , , , on 26 agosto, 2009 by nene

Córdoba

now, you’ve got
to ask yourself one question:
-“do I feel lucky?”-
well, do you, punk?

(clint eastwood es
harry callahan en
Harry el sucio )

 

camino por calle santa rosa con la velocidad de quien tiene que llegar, dormir de dos a tres horitas, bañarse y volver a salir a cumplir con sus obligaciones.
por alguna extraña maniobra de dios, o de los astros, o de lo que chota sea que hace que todo sea como es, me siento bien, me estoy sintiendo bien.
quiero decir; ya no vivo esos días de mierda, en los que me sentaba en una cama, con la espalda apoyada contra la pared, las patas sucias, un lomito grasiento y una cerveza córdoba barata, a pensar en las cosas que venían y más aún, en cómo serían y en lo que me dejarían de enseñanza.
ya no salgo a caminar por barrios que conozco de pasada, ni recorro esquinas en las que nunca paré.
considero el peligro, ahora.
no quiero arriesgar más el pellejo. ya no quiero atormentarme con la posibilidad de que me asalte algún boludo pasadísimo de vueltas, o que me requisen los canas, que siempre tienen un pretexto para pararte y romperte las pelotas o la cabeza preguntándote cagadas, del tipo “andás comprando marihuana?”.
qué boludo! si anduviera comprando drogas, cómo te pensás que te lo voy a confesar?
ya no pienso ni hago más cagadas.
estoy menos audaz.
ya no me atormento, no me angustio tan seguido como antes, ya no pienso tanto en boludeces. ya no más.
y no pienso en que pueda haber algún “mañana” definido.
por alguna extraña razón, dejo ir las cosas, las dejo seguir su curso, y si bien sigo teniendo los miedos de mierda, esos días de mierda que siempre vienen, que siempre me visitan, he aprendido a controlarme, a hacerme cada vez un poco más valiente, a dejar de llorar de vez en cuando, a sentirme bien cuando tengo que estar bien.
a hacerlo porque sí, nomás.
eso me llena de satisfacción. eso me hace estar un poquitín más orgulloso de mí mismo.
he pasado muchos años a la sombra de mis sombras, teniendo miedo, dejando pasar las oportunidades, con miedo de avanzar.
no sé por qué fui siempre así, tan pelotudo.
ya está. hoy es hoy.
y voy caminando, ahora ya por la cañada.
te digo que agosto es un presagio de lo que vamos a sufrir el verano que se viene. nos vamos a asar a fuego lento.
vamos a quedar con los huevos en compota. o las tetas al vapor.
treinta grados la máxima en agosto no es cualquier cagada. treinta grados la máxima en agosto es una marca a superar.
no me importa.
igual, voy apurado. igual tengo que llegar.
puedo decir, por primera vez en años, que estoy más contento que la mierda.
contento así, conmigo mismo.
no sé si de felicidad.
pero estar contento no es una pavada, y más si caminás por esta mierda de ciudad.
estoy contento.
y listo, chau.

Lo que no comprendo

Posted in Lo siento, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , , , , , , , on 16 agosto, 2009 by nene

gusanos

Ya estás ahí.
Ya sos memoria triste, te has ido convirtiendo poco a poco en un recuerdo.
Ya sos una etiqueta de diez para calmar las ansias mal paridas de no verte cuando sueño, para calmar esto que soy cuando te sueño, para no ir a la terraza y escupir las mil puteadas con las que me atoré en el desayuno esta mañana. Para no vomitar el desayuno y todo este amor que hoy está muerto.
Y estás ahí. Te veo ahí.
Ya sos otro recuerdo.
A veces, el planeta entero se cubre de agujeros y voy quedándome sin sitios adonde ir a morirme; es entonces cuando necesito creer en ese dios que me da la manito que preciso y que no tengo, como para entender que no todo está vacío y que no todo está prohibido y que no todo es tan absurdo como pienso, como para entender que las cosas que me salen porque sí, como tratar de alcanzarte mientras te vas picando los championes, rayando el suelo, no es tan errado como creo, y que a veces, sólo a veces, el culpable no soy yo.
Qué querés que diga: A veces me doy un cachito así de amor.
Pero no lo consigo disfrutar.
Y a eso tampoco lo comprendo.
Tampoco entiendo el por qué de las cosas que me vienen sucediendo. No entiendo el por qué del cielo abierto, los escapes hasta el alma, los días que pasan como yéndose en silencio, las pesadillas que parecen realidad en un momento, el sueño siempre el sueño, el que no consigo conciliar.
No entiendo el por qué de las cosas que suceden. No entiendo el espanto de estar así, viviendo. No entiendo el espanto de ser yo.
O por qué este poquito que soy se va pudriendo.
Jamás entenderé que las personas que yo quiero se transformen por defecto, como vos, en un recuerdo.
O que lo hermoso dure lo que dura un gringo allá en el Bronx.
Un sudaca en Barcelona. Un negro en Texas. Un moishe en Auschwitz.

Lo que resta de mí en tus deseos.

acerca de la felicidad

Posted in El mismo verso, Filosofìa de goma y zapatos veloces, Lo siento, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , , , , , , on 1 julio, 2009 by nene

volcan

la felicidad no siempre es alegría.
a veces es también
como un silencio en las personas,
en los teléfonos que no vas a atender,
y te retumba en la cabeza
como un bombo peronista,
una peregrinación hasta Luján,
y se ajusta, como boina radical
a las cosas de tu vida que más duelen,
que pensás que no podés solucionar.

así ya no sentís
que estás desorientado.
así creés que nunca más
van a poderte lastimar.

la felicidad son tres
o cuatro amigos que se van
para dejarte más espacio.
no dejan fuegos encendidos,
árboles caídos o caminos detenidos,
pero están cerca por si acaso;
alerta, por si te ponés pesado,
por si el juego idiota de las lágrimas
es una opción que estás volviendo
a considerar.

así, las cosas que suceden
ya no son tan importantes.
así vale la pena
intentar cambiar el rumbo una vez más.

la felicidad, a veces es tristeza
por las cosas que terminan sin remedio,
imágenes que proyectás en la pared
como en un sueño,
una,
dos,
mil veces,
y también tratar de comprender
que no son tan amargos los finales
ni tan dulces los estrenos,
que lo nuevo tiende siempre a hacerse mierda,
que lo viejo tiende siempre a mejorar.

así sentís que estás
en armonía con la gente y con tu vida.
así no te sentís
un puto extraterrestre, jugándola en off side

son horas que no vuelven.
es todo aquello que has dejado atrás.
es algo de cuidado, una cuestión muy extraña,
la felicidad.

A %d blogueros les gusta esto: