Archivo para gris

diez de febrero

Posted in Shéneral with tags , , , , , on 10 marzo, 2015 by nene

IMG_20150210_184751886

Amonestados
por el recuerdo reciente de mi
madre
y los adustos gestos en las fotografías de
tan notables parientes
lejanos, mirándonos de cerca,
es que nos hemos puesto a caminar
del brazo con mi padre
por entre tumbas,
en esta tensa paz que nos regala
el cementerio.
Del polvo son los mármoles,
los inexistentes nombres, las inscripciones
en las lápidas,
tanta historia vana
que el tiempo se empeñará en borrar
o, en otras palabras más fugaces
el presente escribirá, violento.
Del polvo es también
toda emoción
y todo pensamiento,
si al fin y al cabo
ha sido sólo un primer paseo
del brazo de mi padre
por la lenta claridad,
el instante,
la zozobra,
el calmo horror
de vidas y vidas observándonos,
mi padre y yo juntos, del brazo,
atravesando la serena desesperación
que nos ha regalado el cementerio.

Anuncios

*****

Posted in Shéneral with tags , , , , , , on 31 octubre, 2011 by nene

aire. aire.
aire negro, verde humo,
aire negro, denso, espeso.
aire. aire.
aire sin razón, aire
que ya no es
sino un lamento.
aire complicado que se va,
que me abandona.
y lo prohibido
trocando sed por hambre,
oscuridades por espejos.
aire. aire.
aire fuera y
aire dentro.
aire que no puedo respirar
y que envenena:
aire que se pudre
en este encierro.
y el sueño éste que soy
lo atroz, el abandono y el cansancio.
lo tan cerca. lo vivido.
lo muy lejos.
la libertad definitiva más allá,
que mañana van a recordarme,
van a repetirme
-“no estás vivo si te olvidan.
no podés vivir fugado de tu piel
ni de tus huesos”-.

(…)

Posted in El mismo verso, Filosofìa de goma y zapatos veloces, Lo siento, Shéneral with tags , , , , , , on 8 abril, 2011 by nene

este contínuo carnaval cotidiano de las almas,
este horrible abusar de las métricas impares,
este tremendo cielo negro que me invade,
estas confusas voces que me llaman y me arrastran,

estos sonidos que percibo con temor y desconfianza,
este inmundo aroma a vida muerta, muerte en vida,
este perpetuo transcurrir, estar y ser la misma herida,
este dios absoluto que me coloca en su balanza,

estos lenguajes muertos que no llenan mi garganta,
este veneno inútil de mi lengua, que no cede,
estos fantasmas del olvido que no soy, que me precede,
estas veredas que van de mil en mil, no sé de a cuántas.

no estar, no ser, mirar sin ver. partir ya no me alcanza.
no estar, no ser, mirar sin ver. partir ya no hace falta.

editorial

Posted in Shéneral with tags , , , , , , on 21 noviembre, 2010 by nene

 

una sucesion de mierdas sin sentido,
un libreto escrito a los ponchazos,
una pendiente que termina bien abajo,
y el recuento pelotudo y consabido

de madres abandónicas
y padres neurasténicos,
de porquerías psicotrópicas,
y de hijos anoréxicos.
de pendejas medio histéricas
y de amores en destierro,
de los mocos amarguísimos
y carreras hasta el médico.
de los miedos recurrentes,
de obsesiones que no mido,
de los ojos bien abiertos,
de las mierdas que me aspiro.
de las músicas más tristes,
de violas que desafino,
de sonidos que no escucho,
de las frases que me olvido.
de promesas en el “debe”,
de los rezos no aprendidos,
de diosito en la cruz (ausente);

y los santos y las vírgenes
con falta sin aviso.

un par de obligaciones incumplidas,
un libreto que comienza en el final.
a esto le falta un verso, o alguna frasecita,
un pasaje, alguna palabrita
que mienta: “en realidad no estoy tan mal”

Otro inventario

Posted in El mismo verso, Lo siento, Shéneral with tags , , , , , , , , on 13 agosto, 2010 by nene

Los errores que no enseñan. Los sitios sin memoria. Las historias que no suelen repetirse. Las horas que no pasan. La soledad. La oscuridad.
Los planes que abandono. Los fantasmas en mis sueños. Los miedos traicioneros. Las inseguridades que no ayudan. Creer. Ceder. Partir. Soñar.
Las paredes que se cierran. Los llamados de atención en mi cabeza. El piso que se agita. Las mismas puertas. Olvidar. Odiar. Dejar. Volver a amar.
Los aviones que se van y que no vuelven. Las plataformas vacías, las huellas de la gente. Los aeropuertos bajo cero, la misma muerte. El ya no ser. Los “nunca más”.
Un teléfono que no suena. Un fax que no faxea. Los insultos que no llegan. Mis demonios y mis ángeles en pie de guerra. La tarde. Los recuerdos. Las palabras de amor que ya no están.

Las miradas que no se cruzan. Las sonrisas que no se dedican. Las cosas que no se dicen. El café frío, la mesa vacía. La ropa de fiesta sin estreno. Las cartas que no se envían. Los gestos que no se advierten. Los mensajes de texto que se borran. Las velas encendidas. Las últimas heladas del invierno. Un nudo feroz en el estómago. Las comidas que siempre caen mal.

cajita

Posted in El mismo verso, Lo siento, Shéneral with tags , , , , , , , on 28 febrero, 2010 by nene

si te fijás bien,
ya no ando dando vueltas
por esos sitios que solía frecuentar
la última vez que vos me viste,
la última vez que vos y yo
nos encontramos.
a decir verdad,
me encerré hace unas semanas
en una caja imaginaria
de forma regular,
sin huecos.
imaginaria,
de cartón,
o de lata,
o de madera
o de plástico,
encerrado con mis pornos
y mis mates
y mis fobias
y mi gato,
con direcciones de amigos
que hace tiempo que no veo
pero que algunas veces llamo,
encerrado con una guitarrita,
las milagrosas pastillitas,
los vasitos que vacío
y los recuerdos flacos,
esos
en los que yo te respondía
-“gris”-
cuando vos decías
-“cielo despejado”-,
o en los sueños terminados
que no tengo ganas de contar
y que nunca debimos comenzar
para después
hacerlos mierda,
dejarlos inconclusos,
olvidados,
muertos
y enterrados
como yo,
que hoy me encierro
en una caja regular,
imaginaria,
de cartón,
de lata,
de madera
o plástico
y como las luces
de un cine de pueblo
que da la última función,
apago de a poquito
las pocas luces que me quedan.
así como yo,
que hoy me entierro,
me hago mierda,
me olvido de vos y de mí mismo
y me apago.

de ida y vuelta

Posted in Lo siento, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , on 24 noviembre, 2009 by nene

en la canción que están pásando por la radio, se escucha una minita cantar:

“no se necesita respirar para documentar que estamos vivos.”

yo pienso en todas esas veces que me quedé despierto por las noches, mirando a través de la ventana, tratando de separar las cosas muertas que desfilaban por la calle, a las cuatro o a las cinco de la mañana, tratando de separarlas de algo que esperaba que pasara y que (para mí) fuera mejor, que valiera la pena, que me dejara cosas que no fueran otra peli de terror. pienso en las cosas que soñaba ver llegar por la vereda y golpearme la ventana. pienso en todas las veces que cerré los ojos y me despertaron los primeros autos que pasaban por la calle, ya de día, en la mañana, y en cómo lamentaba una noche más, perdida, esperando algo que supuse que nunca iría a alcanzar.

a pasitos de la terminal están mis sueños. un boleto en micro hacia ningún lugar y las anisas de volver a comenzar
o en una tarifa bien cobrada hasta el aeropuerto taravella está la ida. la salida.

partir.

viajar.

llegar.

a quién le habré contado de esos sueños que tenía y nunca pude concretar? y cuántos son los días que lloré por esas cosas que se habían terminado sin poderlas comenzar? quiénes son los que llegaron hasta mí con una lágrima igual y una caricia? y quiénes son los que vinieron a mirar que estaba roto y desarmado y nada más?

en colón y general paz está la vida. la misma gente que camina y que ama, llora, cree, vive, odia, besa y que celebra la emoción constante de la vida, la emoción constante de sentir que afuera todo es vida porque se han permitido el lujo de creer que es cierto, que están vivos por el sólo hecho de salir a caminar.
en colón y general paz está la gente que no quiero ni mirar.

y aquí dentro, en la canción que están pasando por la radio, se escucha una minita cantar:

“no necesitamos nuestros huesos para saber que ya nacimos. no necesitamos estar juntos, estar bien, sufrir, amar. no necesitamos olvidar”

aquí dentro siento el peso de mis huesos, cada vez más muerto, más enrarecido el aire que respiro, más pesados los caminos por andar.
amanezco una y otra vez bajo mi piel y sin remedio; lo bueno no viene más a mí, si no es en frasco chico y a un mal precio, y lo que pago por la tranquilidad y los silencios me aleja de las cosas que, me dicen, debería conocer.
y conocerme? y saber quién soy o quién he sido? y saber si acaso alguien calmará este error de haber nacido?
lo sé;
nadie borrará las manchas. nadie apagará los gritos. nunca olvidaré los ruidos, los pasos, los latidos que escuché detrás de cada mundo, de cada habitación en la que estuve.
detrás de cada pared otra pared.

“no se necesita respirar para documentar que estamos vivos. no necesitamos nuestros huesos para saber que ya nacimos. no necesitamos olvidar.”

A %d blogueros les gusta esto: