Archivo para los argentinitos

en blanco

Posted in El mismo verso, Filosofìa de goma y zapatos veloces, Lo siento, Shéneral with tags , , , , , , , on 19 noviembre, 2010 by nene


y después?
el postre, los amigos,
el reviente, los fasitos?
los ojos chiquititos,
bien cerrados, bien chinitos?
las putas, los garitos,
los raritos con aritos?
los miedos, que ya te explotan
en el alma y las manitos?
la angustia de no lograr
escaparte a algún lugar?
qué querés?
un sueño que sea largo
y que termine bien bonito?
un poster de vos mismo
bien vestido, bien limpito?
la chica que te gusta
regalándote mimitos?
las canciones que gastaste,
las poesías, los ruiditos?
la guitarra que sabés
que no te podés comprar?
qué ansiás?
el culo de una modelo
moviéndose despacito?
la miseria que habitás,
los maricas, los adictos,
las mismas pensiones siempre,
la humedad, los papelitos,
los posters en las paredes,
la transa, los punteritos,
el querer cambiar de juego
y dejar de aparentar?
y qué más?
los canutos, los snorkels,
la yilé en un cajoncito,
la bolsa de ochenta mangos
tu cabeza y sus jueguitos,
los ratis y tus amigos
jugando al “tiro al patito” ,
las corridas, las sirenas
y “uno menos en el circuito” ,
la guita, que no te alcanza
para huir de este lugar?

Anuncios

disertante

Posted in El mismo verso, Filosofìa de goma y zapatos veloces, Lo siento, Otras cosas with tags , , , on 4 noviembre, 2010 by nene

subió al estrado
con toda su sapiencia,
con su traje azul marino,
con los ojos color tiempo,
con las marcas de toda la tristeza.
habló de algunas otras marcas
de violencia,
de agresión
y de algunas otras huellas,
de lo indeleble del tiempo que avanzaba
sobre él, también. sobre nosotros.
y dio un discurso largo
acerca de las piezas
que, sobre un tablero
de ajedrez imaginario,
se iban moviendo lentas.
casi quietas.

él siguió, siguió
y siguió siguiendo,
y escuché como a través
de un túnel, sus palabras,
su discurso,
su ponencia.
y pensé “él, definitivamente
no es el indicado”
pero él era educado,
hablaba bien
y su traje azul marino
no tenía ni una mancha.
definitivamente era yo el equivocado:
él era el amo de la ciencia.

esos raros tufillos raros…

Posted in Otras cosas, Shéneral with tags , , , , on 30 septiembre, 2010 by nene

Ahora se supo que la Intendencia de la Ciudad de Córdoba mandó a imprimir la gigantografía alusiva al bicentenario por contratación directa.
El Tribunal de Cuentas pone el grito en el cielo y los periodistas salen a buscar a alguien que dé una explicación acerca de lo sucedido.
Consultados acerca de la omisión, voceros de la gestión del intendente Giacomino dicen muy sueltos de cuerpo: “La licitación no se llevó a cabo DEBIDO A LO IMPREVISTO de la llegada del bicentenario”. (?)

No hay tufillo a negociado, en la Municipalidad de Córdoba. Pero al tufillo que hay, lo conozco de algún lado.

Rarezas peatonales

Posted in Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , , , , on 14 septiembre, 2010 by nene

Como saben algunos de los que me conocen en la vida real, o al menos tienen la amabilidad de leer seguido este blog que administro, no suelo disfrutar mucho del hecho de caminar por la calle. Al ser un tanto friki, me aterra el hecho de andar por el centro de la ciudad (cualquiera sea la ciudad en la que me encuentre) y mucho más me aterra el hecho de ver esa marea de gente, que parece que se te viene encima a romperte el culo a asesinarte, o a quién sabe qué cosa que estén tramando en sus locas cabecitas.
Caminar por peatonales o veredas atestadas de gente siempre ha sido un suplicio para mí, la verdad. Pero como tengo algunas cuestiones que aprender a resolver por mí mismo, sucede que hoy salí solo a la tarde, justamente caminando por el centro de Córdoba.
Era de esperarse: La gente no ha cambiado en lo más mínimo.
Todo el mundo parece estar muy apurado y ansioso, y llegó un punto en que pensé si no irían a cagarme a trompadas para hacerse un lugar para pasar. Afortunadamente, llevaba los auriculares puestos, y los emepetreses que había cargado en el cosito (como le dice un amigo al mp3) me distrajeron de mirar todo ese océano de pies, manos, culos, tetas, cabezas, torsos y miradas feroces que parecía que me iban a pasar por encima.
Lo que más me sorprendió son los comportamientos en común que tienen los peatones. Patrones de comportamiento que ya he advertido en otras ocasiones y que hoy he sufrido podido constatar una vez más.
Y para demostrárselos a ustedes, me he armado de paciencia y he hecho un par de esquemitas muy un tanto precarios (cosa que ustedes sabrán disculpar) y que inmediatamente paso a explicar:

Comportamiento N*1:

“Pareja de señores mayores que exigen respeto de parte de mocosos maleducados como uno”
No tengo nada en particular con los viejos; de hecho, suelo llevarme mejor con ellos que con la gente de mi edad. Pero ciertas personas de edad creen que respeto significa dejarlos hacer lo que les venga en gana. En la vereda, esta clase de personas parece no verte, y cuando te apartás educadamente de su camino para dejarlos pasar (generalmente van en pareja, conversando), se sueltan del brazo (también suelen ir agarrados del brazo), se separan y abarcan toda la acera, en cuyo caso, el boludo maleducado (yo), tiene que bajar al cordón cuneta para no chocarselos.
No veo la hora de llegar a viejo para hacer lo que se me salga de los huevos.
(ver esquemas 1 y 2)

Esquema N*1


En donde
1 es la vereda.
2 es el cordón cuneta.
A es la pareja de personas de edad y su trayecto.
…y finalmente B es el boludo que escribe esto y el trayecto original que llevaba.

Esquema N*2


En donde la pareja de personas de edad ya se ha percatado de la presencia del boludo (yo) y se separan. Abarcan toda la vereda, por lo que el boludo (yo) baja al cordón cuneta y sigue su trayecto tratando de no chocarlos con el hombro.

Comportamiento N*2:

“La boluda que perdió al marido”
Es común encontrarte con este personaje. La típica abombada (o abombado) que perdió a su acompañante, llámese marido, pareja, amigo/a, hijo/a, y no se da cuenta que éste/a ya llegó a su casa y se está tomando una coquita con un bruto sánguche de miga.
Camina mirando hacia atrás, y al mirar hacia atrás, pierde la orientación y la noción de lo que pasa adelante (que es adonde tendría que ir mirando), por lo que su trayecto se convierte en un zig-zag que obliga a quien viene de frente a:
A- Esperar que la boluda (o el boludo) pase y continuar con el trayecto.
B- Optar (como hago yo) por bajarse al cordón cuneta para que pase tranquila la boluda (o el boludo).
(ver esquema 3)

Esquema N*3


En donde
1 y 2 continúan siendo la vereda y el cordón cuneta, rspectivamente,
A es la boluda (o el boludo) que perdió al acompañante
y finalmente B es el boludo que escribe y que nuevamente opta por bajar al cordón cuneta.

Comportamiento N*3

“Las boludas de frente”
Generalmente son dos chicas que caminan sin agarrarse del brazo ni nada por el estilo, y generalmente ya vienen ocupando toda la acera. Su andar es decididamente lento (hacen tiempo para chusmear mientras van camino a casa de alguna de las dos) y es común que lleven los brazos cruzados. Siempre pienso que están enojadas, porque en la mayoría de los casos van con cara de culo y fingen no verte.
A veces pienso que me convendría agitar los brazos como un pollo asustado agita las alas, como para que se percaten de que algo viene en sentido contrario, pero tengo mucho miedo de que me metan en cana, o en el peor de los casos, en el neuropsiquiátrico.
(ver esquema 4)

Esquema N*4


En donde el sujeto B (yo) decide evitar puteadas por chocarlas con el hombro, y para ello vuelve a bajar al cordón cuneta, no sin antes retroceder un par de pasos (sin agitar los brazos como un pollo asustado, desde luego).

Comportamiento N* 4

“La feroz indiada”
Es la más común, aunque no por esto la menos peligrosa. Se trata de adolescentes que salen del colegio o se ratearon a alguna hora y van camino a alguna plaza a echarse a tomar sol, gritar como animales a punto de ser carneados, tomar coca y eructar lo más sonoramente posible y decir obscenidades que no alcanzo a comprender.
La verdad, es increíble lo rápido que aprenden los pendejos de hoy en día a eructar de forma sonora y a encontrar nuevos sustantivos para las palabras “teta”, “culo”, pito y “concha”.
(ver esquema 5)

Esquema N*5


Acá, el sujeto B (o sea yo) opta por huir despavorido y correr por la calle hasta la esquina, evitando así ser aplastado por el malón (A), que ha ocupado toda la vereda (y a veces hasta el cordón cuneta) desde el punto de partida y no cambiará su distribución hasta llegar a destino.
Estos especímenes vienen generalmente de hogares clase media o media alta, en donde prima la libre educación. Esto equivale a decir que los padres suelen mandarlos a la calle con un sólo consejo acerca de cómo conducirse en sociedad: “Vos hacé lo que se te cante. Las multas las pago yo después. Y en unos años me ocupo de pagarte un buen abogado”

Comportamiento N*5

“Extraña curvatura de los cuerpos”
Este es el último de los comportamientos a los que me ha tocado asistir hoy, y al mismo tiempo, el más extraño de todos.
Se trata de una persona que viene detrás de uno, generalmente caminando con cierta prisa, y en mi caso, una mujer (lo pude percibir por el ruido de los tacos). Esta mujer pretende entrar a un edificio. Como yo camino del lado de la pared y ella está lo suficientemente apurada como para NO esperar a que yo continúe mi camino (y eso que yo caminaba con cierta rapidez), su cuerpo realiza una finta imposible, un excelso quiebre de cintura para adelantarse, rodearme por delante y desaparecer en el edificio al que quería acceder, no sin antes cerrar la puerta con cierta violencia.
(ver esquemas 6 y 7)

Esquema N*6


En donde se nota a las claras que el sujeto B (yo) va caminando casi contra la pared inocentemente, sin saber lo que está por ocurrir.

Esquema N*7


Aquí, el sujeto A (la mujer apurada) ya ha realizado ese movimiento imposible, digno de un basquetbolista que ejecuta un perfecto dribbling y avanza hacia el aro con el balón en la mano.
El sujeto B (yo) ha detenido su marcha; ha sido suficiente por una tarde y decide llegar cuanto antes a su casa, hacerse un tilo, tomarse dos whiskies con 5, 6 ó 7 clonazepam, inscribirse en un curso de ikebana, comenzar tai-chi-chuan, mudarse a la concha de la lora, etc. etc. etc.

Por cierto, debo decirles que he conseguido aprender a resolver mis cuestiones fuera de casa, pero por precaución, en lo sucesivo trataré de hacerlo bien temprano por la mañana, cuando haya muy poca gente en la calle.

Y de hacerlo sin quejarme, porque es yeta.

pequeño

Posted in El mismo verso, Lo siento, Música, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , on 28 julio, 2010 by nene

 

sentís lo que yo siento?
sabés que me doy cuenta
cuándo es que pasa el viento
triste y lento
y te deja un frío
y como una soledad
dentro del pecho?
acaso te das cuenta
que yo sé cuáles son
esos momentos
en que los recuerdos
más bonitos que tenés
se han ido lejos,
y que siento aquí tu soledad,
dentro de mí, y que siento
también cuando querés llorar
y te reís,
porque sabés que todo,
todo es como un juego?
sentís lo que yo siento?
sentís que yo me quedo quieto
y en silencio
cuando sé que vas a sonreir
y que tu risa es como un fuego
y que todo queda inmóvil
y que apenas si respiro
porque sé que sos feliz?
acaso sabrás cómo es
que multiplico esos ratitos
chiquititos en que creo
que nada puede hacer
que yo me olvide,
que te deje de pensar?

sentís lo que yo siento?

si es tan frío ese lugar
en el que está tu corazón;
no me lo dejás a mí un ratito
así lo abrigo con el mío
para partir tu llanto en dos?

Hola, Amigo!

Posted in Filosofìa de goma y zapatos veloces, Lo siento, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , on 18 julio, 2010 by nene

Te advierto, chiquilín de Cajeta Naranja, que el hecho de que yo me pase por tu local, una vez por mes a pagarte mi resumen, no te da derecho a decirme “Hola, amigo!”, como si me conocieras desde la primaria, de toda la vida.
Amigos son los huevos. Los amigos de verdad me honran con su amistad todos los putos días de sus vidas, y de paso cañazo, si me ven en la lona, se olvidan de las deudas monetarias que con ellos pueda llegar a tener. A un amigo no lo hace una tarjetita de plástico, ni la entidad crediticia para la que trabajás. Un amigo cuesta años de decepciones, lágrimas derramadas en sociedad, piñas bien puestas en la quijada algunas noches que te pasaste de copetes y te desconociste. Y un montón de cosas más.
Tu “Hola, amigo!” no me dice absolutamente nada.
Tu “Hola, Amigo” me lo paso por los huevos.
Si sos mi amigo, perdonáme la deuda. Y dejémonos de jorobar.
Ahora entendés, pequeño, el por qué de mi respuesta?
Ahora entendés por qué aquel día te respondí “No; si yo no soy tu amigo…”, mientras mi hijo se tapaba la cara al tiempo que decía “Uh, ahí va otra de papá…” ?
Y lo mismo para vos, pibito de Mac Donals. No te conozco de ningún sitio en especial, y amén de que tu blandura y tu simpatía me parecen una mierda, te apuesto doble contra sencillo que si me ves pasar por tu vereda, hasta me denunciás.
Te comento: Un amigo comparte gustos en músicas, vestimentas, grosor de gambas en las minas, lugares adonde ir de tragos y demás.
A un amigo no lo hace un peso con cincuenta por agrandar el combo, ni el conito que me compro cuando paso por tu local. Si tan amigos somos, invitáme a picar algo a la cocina, que tengo un bagre que me muero cada vez que me levanto…y vos me querés cobrar!
Qué clase de amigo te cobraría el morfi? Vos no sos mi amigo!
Dame Calidad, dame Servicio, dame Limpieza.
Y entregame a tiempo mi Big Mac. Pero no me digas ni a ganchos “Hola, amigo!”, porque posta, no lo puedo soportar.
Hijo de puta, tenés apenas 18 años y yo ya vengo desde hace rato peinando canas! Estaría bien un poco de respeto, para variar!

“Amigos” de Mac Donals y Cajeta Naranja: Tengo las pelotas por el piso con sus simpatías mal fingidas.
Los anfitriones de Cajeta Naranja podrían copiarse de las cajeras, que tienen, la mayoría, una cara de tujes que te la voglio dire, y los nenes de Mac Donals podrían copiarse de los gerentes, que nunca aparecen cuando su servicio apesta, para variar.
Eso hace un amigo de verdad. Si está cansado de laburar, te muestra cara de orto y te gruñe un “Nos vemos más tarde”. Un amigo te trata como el culo si lo vas a molestar. Y si está tapado de laburo, te dice “Esperáme” y no aparece más.
Y yo los entiendo. A ellos sí puedo entenderlos. Porque después se pasan por mi casa con un vino y con algo de cenar.
Si yo fuera verdaderamente amigo de todos los que me saludan como tales, no me preocuparía por el morfi ni las deudas. Los de la Naranja me perdonarían dos por tres. Y los de Mac Donals me darían de morfar.

3AM

Posted in El mismo verso, Lo siento, Música, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , on 11 julio, 2010 by nene


Hoy a las 19:30hs. en Club R, sito en Avenida Julio A. Roca 457, se presenta 3AM-Revista Cultural de Córdoba, cuyo primer número es (al menos como leí en la tapa) de distribución gratuita.
La entrada al evento va a ser gratis; sólo se pedirá la colaboración con un alimento no perecedero para ayudar al Comedor de Barrio San Vicente.

Que por qué les cuento esto?
Les cuento esto porque estoy más contento que la mierda con la revista, que se ha atrevido a publicarme “Los Audaces”, un texto que también pueden leer acá mismo, lo cuento porque estoy más contento que la mierda, porque todo emprendimiento cultural sirve y es bueno y hace bien, y lo cuento porque estoy más contento que la mierda, porque he podido utilizar la palabra “sito” por primera vez en mi vida.
Así que los que quieran ir a hacer el aguante, ahí estará esperándolos la gente de Revista 3AM, con proyecciones de cortos de realizadores cordobeses, guirnaldas, confeti, globos, sorpresas y todo eso que hace amena la presentación de una revista cultural independiente (o Racing). Yo ya dije que más de 8 personas, para mí se traducen en fobia, pero veré de clavarme unos traguitos primero y después mandarme de uan.
Estaría bueno verlos, che.
Y de más está agradecerles sus felicitaciones. Y un millón de agradecimientos más a la 3AM por publicarme. Recuerden, es a las 19:30hs.
Va abrazo.

A %d blogueros les gusta esto: