Archivo para mi dulce dios

piernas

Posted in El mismo verso, Lo siento, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , , on 30 septiembre, 2009 by nene

mujer calle

Si creés que soy el chico
que es igual a aquellos chicos
que te hacían el filo a la salida del laburo
o de la facultad, o de donde chota fuera
para ver si conseguían algo más
(andá a saber qué cosa; tal vez tu número
o el largo camino de tus piernas)
te voy anoticiando
de que yo no te hago el filo,
y que no quiero ni tus gambas,
ni tu cama, ni tus tetas.
O tal vez sí, pero no “ya ya”.
primero quiero que me digas
cuántas noches son las que pasaste sin dormir
esperando ese milagro que llegue hasta tu puerta
y desde hace cuántos siglos esperás
a alguien de verdad y que te vuele la cabeza
pero a alguien de verdad,
con panza, arrugas, canas
y un pasado de dos o tres botellas;
arruinado,
pero con buenas intenciones
y además con buenas piernas.
Así como las tuyas, pero no.
Piernas de chico.
Uno que se metió en quilombos siempre
y también en algunas peleas
pero que no gano en casi ninguna, mirá vos
porque no se las banca tanto
como los que lo conocen ya quisieran.

Así que si pensás
que te estoy haciendo el filo,
debo decir que le pifiaste:
Soy menos de lo que vos te imaginás,
un chiste de inseguridades;
el embarazo no deseado de una monja
la tarjeta de crédito del 10 en Villa Páez.
Y si pensás que quiero tus gambas solamente,
ahí también te equivocás.
Las quiero. Pero no “ya ya”.
Primero quiero verte como sos,
con tus miedos, con tus lágrimas de noche,
o despeinada al levantarte;
con tu aliento de mañana,
y esas ideas de mierda que llevás
de que yo quiero cogerte
cuando en realidad me estoy enamorando
y quería solamente preguntar
si alguna vez te voy a alcanzar.

Y si alguna vez podré besarte.

Anuncios

noche

Posted in El mismo verso, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , , , , , , , on 5 septiembre, 2009 by nene

noche

afuera
los gatos y las gatas
los canas, la patrulla, el 107,
las luces de la calle, los chicos en la esquina,
los gritos y las toses de la gente.
los afiches de políticos,
las tristezas y las trampas de la mente,
los miedos y el querer estar mejor,
el querer huir a ningún sitio siempre.
el cielo como un techo
las paradas de los bondis, los taxis y los trenes,
y el suelo como alfombra, las mismas sombras;
más allá las estaciones, más allá los que no duermen.
afuera
los gatos y las gatas,
las patrullas,
las toses de la gente.

adentro vos y yo.
y nada que nos sirva de consuelo
y todo eso que a los dos nos enloquece.

real

Posted in Shéneral with tags , , , , , , , , , , on 20 agosto, 2009 by nene

mujer calle

si te digo
que voy con rumbo errado,
que le pifio a cada paso,
que las cosas ya no son como me gustan
y que todo me tiene sin cuidado;
si te digo
que todo se termina en donde empieza,
que las lunas, que las noches, que los pájaros,
si te digo que me cago en la poesía,
si te digo que me gusta
putear como dios manda, mandar todo al carajo,
si te digo que me siento como un chico
y que hoy estoy así, cagado del espanto;
si te digo que no creo ni en las musas
ni en las masas ni en las mozas,
si te digo que no tengo puta gana
de ser ‘aquel muchacho inteligente’,
que me chupa bien un huevo lo que aprendo,
lo que sé,
lo que he olvidado;
si te digo que me cago en dios
y en las culpas que reparte,
si te digo
que parece que él también se caga en mí
(bastante)
porque hace rato me ha olvidado,
si te digo que parece que todo esto ya no está
y que todo se me va al carajo,
si te digo una y otra vez
que tengo miedo
vos creéme.

parece que es real.
parece que me estoy enamorando.

Ingenio La Esperanza

Posted in El mismo verso, Lo siento, Shéneral with tags , , , , , , , , , on 12 agosto, 2009 by nene

quema de la caña

Adónde están las nubes
que dejaron caer la lluvia negra
sobre mí,
sobre nosotros
lluvia que fue siempre bendición
porque era el signo mismo
de la culminación de la cosecha de la caña,
lo que de la zafra
se inscribía allá en el pueblo, allá en las casas
y caía,
silenciosa desde el cielo,
negra, como el dolor
en las manos de los hombres
que trabajan con la caña,
el machete y con la pala,
de esos hombres que se mueven
a puro dolor allá en la zafra
y que no han sabido del verano
porque el verano los encuentra trabajando
de sol a sombra y sombra a sol?
Adónde iban viajando
esas hebras de carbón
que se desprendían de la zafra,
de los campos quemados de la zafra,
y que el viento se  llevaba
al azar, a ningún lado y que dejaban marcas
estrellándose
hasta en las cosas más puras
que habitaban en tu alma
tu memoria,
tu razón?

Era negro ese color de la fertilidad
Eran santos esos días que no tenían fecha,
la culminación de la cosecha,
la fiesta cíclica de la culminación de la cosecha
el presagio dulce del azúcar
que ya iba tomando forma allá en las prensas
a la vez que dejaba los cadáveres,
el bagazo
en montañas putrefactas
de dulzor.

(cuando culmina la zafra, esto es, la cosecha de la caña de azúcar, los ingenios azucareros queman los campos de caña para comenzar una nueva cosecha. La caída de la carbonilla que se desprende de esta quema era, para los pobres zafreros, sinónimo de trabajo exitoso. Después llegaron las máquinas. Y chau.
La foto, del sitio web San Pedro de Jujuy.com)

walking ‘round

Posted in El mismo verso, Música, Shéneral with tags , , , , , , , , on 1 agosto, 2009 by nene

mujer calle

La chica que me gusta
mueve el culo por Dean Funes
aliviando las almas que caminan
la vereda a pena plena,
soportando el invierno frío y gris
de la capital mediterránea.
En la frente lleva impreso un corazón
y esos dos faroles que te enciende
a piacere, cuando mira sin mirar,
son la perdición y el extravío,
las cosas que te gustan,
y también lo que no podés imaginar.
La chica que me gusta
les gusta a los muchachos de la CRESE.
Entre aplausos, silbiditos
y promesas que no puedo ni contar,
camina muy segura, sin saber siquiera
adónde va, si es que está yendo.

O es que acaso está de vuelta ya?

Tiene dos mil años,
la chica que me gusta.
Tiene dos faroles en los ojos
que ya sé que no puedo ni enfrentar.
Qué hace un nabo como yo
mirando semejante monumento?
Las chicas como ella,
que es la chica que me gusta,
caminan muy seguras,
moviendo el culo por el centro,
pero ella es la más única
porque sé que no la puedo ni alcanzar.
Qué hace entonces un boludo como yo,
mirando semejante monumento?
Adónde van esas mujeres que (parece)

van flotando y sin destino al caminar?

el pueblo

Posted in El mismo verso, Lo siento, Música, Shéneral with tags , , , , on 19 julio, 2009 by nene

manifestación-berni

Un hombre solo
va a ningún lugar;
busca la luz y la verdad,
la semilla de la vida
y de sus heridas
nacen la armonía,
la mística,
la paz.
Un hombre y su fusil,
que a veces es fusil,
o azada, o libro,
o tal vez sólo su voz
camina en línea recta
a ningún lado,
buscando el horizonte,
buscando un nuevo día,
buscando compañía
para emprender el viaje ése,
el de la liberación.

Este hombre es la conciencia.
Este hombre es la existencia,
es de la Tierra este hombre,
de la virgen América de la pureza,
la hermandad.

Un hombre solo
que jamás
ha visitado iglesia alguna
y que no ha presenciado
jamás milagro alguno
es aquel que ha elegido
el camino menos conocido
ése, el más visto,
el menos recorrido
y se despoja
de todos los deseos,
de todos esos miedos,
de todo lo que es peso muerto,
de todo lo que para él está de más.
Adónde van
los que no tienen rumbo fijo?
Adónde llegan
los que intuyen la senda que caminan
y aún no saben, sin embargo, si partieron
y aún no saben si es que vienen
o se van?

Este hombre es religiones que no existen
Este hombre es pueblo mismo, el trayecto corto
a la perpetuidad

Tu Dios

Posted in El mismo verso, Lo siento, Shéneral with tags , , , , , , , , , , , , , , on 7 junio, 2009 by nene

ratzinger

(…no te parece?)

 

De algún modo,
Dios se las arregla siempre
para ubicar dentro de vos
ciertos infiernos.

De algún modo, Dios
se las ingenia,
y desata sobre todo lo que sos
las mil tormentas,
o las cosas tienden a pudrirse,
o lo que esperás no llega a tiempo.
Dios te dice que te ama
(y lo hace, de algún modo)
aunque
te prometa siempre
el sufrimiento.
Te ama,
aunque te vaya a hacer parir
la eterna angustia,
la desolación,
el fuego eterno.
Dice Dios que está mirando
si pecás.
Dice Dios que, vayas donde vayas
él está, como Eveready
y que las cosas malas que pensás,
todo lo malo que deseás,
podés tenerlo
(claro que después,
no sé si te lo han dicho,
es otro precio).

Dios está en el cielo y en la tierra
en la cama y en el suelo,
tu vigilia la controla Dios,
y Dios controla hasta tus sueños.
Y cuando estás en cama
con mil de fiebre,
sin fuerzas, casi muerto,
es Dios,
que te da lo que te merecés
por ser tremendo hijo de puta,
un mal ejemplo.
Y cuando vas al baño
y sentís tu tracto intestinal
como a un montón de agujeros,
un montón de mierda, que se incendia
fuego contra fuego
¡Es Dios!
que te avisa,
que te pasa la factura,
que te pide alguna clase
de arrepentimiento.

A la mierda tu Dios, el que castiga!
A la mierda, sobre todo, sus infiernos!
A la mierda sus trompetas y sus ángeles
y esos rayos que salen de sus pedos!

A %d blogueros les gusta esto: