Archivo para soy un boludo!

así

Posted in Shéneral with tags , , , , , on 13 mayo, 2015 by nene

silencio
así,
como existen esas cosas
que carecen de sentido,
o como que juro que hay un dios
que se empeña en poner
ciertos infiernos en mi frente
o a mi alrededor,
yo también esperé lo suficiente
hasta tener un nombre sobre el nombre mío,
un destino sobre el destino mío,
cierta figura de mujer
sobre esto que yo soy.
y a dos pasos de distancia
de la felicidad
(no plena ni absoluta
y llena de mierdas y de dudas,
como cualquier felicidad)
y como siempre,
rompí todo mucho antes de empezar.
hoy me quedan, una a una,
las lágrimas,
el silencio que derramo,
las horas que se han ido,
los días que creí que habían comenzado.
la tristeza, este dolor.

y de nuevo,
todas esas dudas.
y de nuevo,
todo aquello que ya no.

Anuncios

Hola, Amigo!

Posted in Filosofìa de goma y zapatos veloces, Lo siento, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , on 18 julio, 2010 by nene

Te advierto, chiquilín de Cajeta Naranja, que el hecho de que yo me pase por tu local, una vez por mes a pagarte mi resumen, no te da derecho a decirme “Hola, amigo!”, como si me conocieras desde la primaria, de toda la vida.
Amigos son los huevos. Los amigos de verdad me honran con su amistad todos los putos días de sus vidas, y de paso cañazo, si me ven en la lona, se olvidan de las deudas monetarias que con ellos pueda llegar a tener. A un amigo no lo hace una tarjetita de plástico, ni la entidad crediticia para la que trabajás. Un amigo cuesta años de decepciones, lágrimas derramadas en sociedad, piñas bien puestas en la quijada algunas noches que te pasaste de copetes y te desconociste. Y un montón de cosas más.
Tu “Hola, amigo!” no me dice absolutamente nada.
Tu “Hola, Amigo” me lo paso por los huevos.
Si sos mi amigo, perdonáme la deuda. Y dejémonos de jorobar.
Ahora entendés, pequeño, el por qué de mi respuesta?
Ahora entendés por qué aquel día te respondí “No; si yo no soy tu amigo…”, mientras mi hijo se tapaba la cara al tiempo que decía “Uh, ahí va otra de papá…” ?
Y lo mismo para vos, pibito de Mac Donals. No te conozco de ningún sitio en especial, y amén de que tu blandura y tu simpatía me parecen una mierda, te apuesto doble contra sencillo que si me ves pasar por tu vereda, hasta me denunciás.
Te comento: Un amigo comparte gustos en músicas, vestimentas, grosor de gambas en las minas, lugares adonde ir de tragos y demás.
A un amigo no lo hace un peso con cincuenta por agrandar el combo, ni el conito que me compro cuando paso por tu local. Si tan amigos somos, invitáme a picar algo a la cocina, que tengo un bagre que me muero cada vez que me levanto…y vos me querés cobrar!
Qué clase de amigo te cobraría el morfi? Vos no sos mi amigo!
Dame Calidad, dame Servicio, dame Limpieza.
Y entregame a tiempo mi Big Mac. Pero no me digas ni a ganchos “Hola, amigo!”, porque posta, no lo puedo soportar.
Hijo de puta, tenés apenas 18 años y yo ya vengo desde hace rato peinando canas! Estaría bien un poco de respeto, para variar!

“Amigos” de Mac Donals y Cajeta Naranja: Tengo las pelotas por el piso con sus simpatías mal fingidas.
Los anfitriones de Cajeta Naranja podrían copiarse de las cajeras, que tienen, la mayoría, una cara de tujes que te la voglio dire, y los nenes de Mac Donals podrían copiarse de los gerentes, que nunca aparecen cuando su servicio apesta, para variar.
Eso hace un amigo de verdad. Si está cansado de laburar, te muestra cara de orto y te gruñe un “Nos vemos más tarde”. Un amigo te trata como el culo si lo vas a molestar. Y si está tapado de laburo, te dice “Esperáme” y no aparece más.
Y yo los entiendo. A ellos sí puedo entenderlos. Porque después se pasan por mi casa con un vino y con algo de cenar.
Si yo fuera verdaderamente amigo de todos los que me saludan como tales, no me preocuparía por el morfi ni las deudas. Los de la Naranja me perdonarían dos por tres. Y los de Mac Donals me darían de morfar.

Una imagen

Posted in Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , , , , on 29 junio, 2010 by nene

…vale más que mil palabras.

descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido
descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido  descuido descuido descuido descuido descuido descuido descuido

la generación.

Posted in El mismo verso, Filosofìa de goma y zapatos veloces, Lo siento, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , , , , , on 14 mayo, 2010 by nene

ya no me llaman por teléfono.
ni siquiera van a verme.
mis amigos han cambiado tanto
desde la última vez que yo los ví…!
hasta ayer eran todo
energía y optimismo,
sangre nueva
para la nueva libertad;
mentes nuevas
de una generación nueva,
de una generación que apenas
comenzaba a comenzar.

qué fue de ellos?

la mayoría no está más.

algunos van tirando
del carro del conformismo
histérico y absurdo,
y agitan las monedas
en los bolsillos de atrás.
a esos
les queda un aliento de vida en la mirada
y una rabia que no alcanzan a expresar.
estoy con ellos:
a todos nos barrieron a un costado,
después de aplastar
nuestros años más preciosos
sin preguntarnos nada,
mientras nos culeaban ilusiones
sueños y proyectos
así. sin más.
“en el fondo,
sólo esperamos la venganza”
nos decimos sin hablar,
mirándonos directo a los ojos,
y le damos, mientras tanto, la derecha
a los patrones y nos vamos
derechito a transpirar,
derechito a trabajar.

qué ha sido de nosotros?

por qué la mayoría claudicó sin protestar?

otros prefirieron
la apatía idiota,
la fe en los pensamientos muertos
las palabras vacías, “la sobriedad al hablar”.
no arriesgan nada, criticando todo,
y nada se les pide, porque se sabe
que nada irán a dar.
intelectualizan
hasta los pedos que se tiran
y cultivan el cinismo como humor
la inteligencia como arma
y practican en partes muy iguales
el amor,
el odio,
la destrucción,
la paz.
nada esperan.
y en cierto modo,
tal vez ellos son como nosotros.
no, no, no, no, no:
ellos “son” como nosotros;
tiran del carro
del conformismo histérico y absurdo
y cuentan los billetes que les dan
haciendo cálculos soretes
de créditos y de insolvencia,
de haber y debe,
haciendo cálculos soretes
de cuántos placeres prescindir
y con cuántos placeres contar.

esa es la generación
esa es mi generación.

escritores de revista barcelona,
amantes de los vinos y el jet set.
psicoanalizados en divanes súper caros
pederastas, periodistas,
abogados, latifundistas,
escritores, economistas.
todos amantes de la web.
todos culeados por ideales y creencias
que nadie supo cómo mierda sostener.

adónde están las feministas de bigotes?
adónde están los líderes histéricos
del movimiento gay?
adónde están los combativos socialistas?
y dónde quedaron los chicos apáticos
de la música no wave?
y dónde están los líderes
anarco-comunistas?
y adónde estan los sueños
que un día nos supimos prometer?

Nada más lindo

Posted in Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , on 5 diciembre, 2009 by nene

Qué lindo es volver al guorpres y darte cuenta de que, a pesar de los cuatrocientos cincuenta grados a la sombra, a los developers fumados se les ocurrió OTRA VEZ poner la nievecita esa que invade la pantalla…!

Yo me pregunto; lo harán para cagarse de la risa, o nuevamente están contagiados del espíritu navideño? Nadie le dice a estos changos que acá nos estamos cagando de calor?
Chi lo sá.

(miráaaaa…miráaaaa cómo nievaaaaa….loco prendé la estufaaaaa!)

(naaah, mejor prendete un fasitoooo…)

(una picsa y una pecsi!)

(ya me agarró el hambrón)

(ponéte uno de callejeros, hahahahaha!!!) -con risa tipo ganso-

efemérides boludas IV

Posted in Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , on 13 noviembre, 2009 by nene

germán berdiales

 

Tal vez el aspecto más conocido de la personalidad de Germán Berdiales es el que llega hasta nosotros, el del maestro convencido de su vocación, el del periodista del diario “La Prensa” (aquél, el fundado por José C. Paz), el de los versos infantiles con que se celebraba la lectura en las aulas de la educación primaria, y también aquellas fiestas patrias en las que algunos de nosotros, todavía niños, ensayábamos la capacidad declamatoria.
El Berdiales más oscuro, el del trato hosco, el del carácter fuerte y palabras como dardos es el negado, el aspecto que no se querría inculcar a los niños en etapa de formación inicial. Tal vez producto de los días de su vida transcurridos en la Provincia de Chubut, adonde había llegado a instalarse motu propio como maestro rural, forjaron ese carácter duro que desconocíamos. Por esto mismo es que no se encuentran registros acerca del lamentable hecho acaecido en Febrero de 1981, cuando a escasos días de iniciarse el ciclo lectivo, se chequeó el contenido de la primera edición del libro “A Jugar con las Palabras”, de la Editorial Magisterio del Río de la Plata.
Con desilusión y furia, los Maestros e Inspectores dejaron asentadas sus quejas ante el Ministerio de Educación,  que provocó el cesanteo de algunas de las autoridades de la editorial y la posterior reimpresión del libro con los versos de Berdiales que todos conocimos y que comienzan:

“Amaneció turbio el día,
destemplado y ceniciento,
nublado, lluvioso y frío,
ventoso día de invierno.
Y amanecieron las almas
borrascosas como el tiempo.
Volaban las bajas nubes,
tocando los bajos techos,
mientras el viento jugaba
al aro con los sombreros.
Y caía una garúa
que calaba hasta los huesos.”

La triste sorpresa de los maestros había sido encontrar, descubrir en esas páginas a un escatológico, soez Berdiales que comenzaba aquellos luego prístinos versos, de esta forma:

“Amaneció turbio el día,
destemplado y ceniciento,
nublado, lluvioso y frío,
ventoso día de invierno.
Y amanecieron las almas
borrascosas como el tiempo.
Volaban las bajas nubes,
tocando los bajos techos,
mientras el viento jugaba
al aro con los sombreros.
Y caía una garúa
QUE CALABA HASTA LOS HUEVOS”

Incomprendido? Tal vez. Hoy ese mismo lenguaje resulta común en bocas de las blancas palomitas.  Lo cierto es que la publicación se retiró de circulación para ser luego reimpresa.

Fin de la historia. Berdiales siguió con su obra, ahora un poco más aplacado. Y el suceso pasó a formar parte del olvidado país que nunca quisimos mirar.

tired and tied

Posted in El mismo verso, Lo siento, Otras cosas, Shéneral with tags , , , , , , , , , , , , on 3 octubre, 2009 by nene

ahorcado

boiling out mi cabecita las cositas que jamás pude olvidar
sending back to a blank space la valentía que hace tiempo no uso más
if I mess around with la memoria selectiva maybe pueda silenciar
esas sirenas dentro mío que you know no dejan nunca de sonar
thinkin’ ‘bout myself or los recuerdos que me vienen a buscar
me my parents las heridas los amores que no estaban ni estarán
checking out el gas la luz la fiebre intensa en mi cabeza
la belleza de un piquete de gendarmes que me quieren encanar
 
algo se acumula en esta piel y en estos huesos
something that just happens cuando quiero abandonar

soy el gato gaudio un gato caro the super power kid el mandamás
la mierda que comprás en pepelitos el triste sueño eterno
la revolución de un bromatólogo comiendo choripán.
soy un nigga rapper un leader dealer un chango allá en bolivia
mendigando moneditas para comprar para morfar
un trip sin beggining ni finales las edades que no tengo

una guitarra en un Do 7 un quilombo de signos y señales
un nudo vial que no te lleva nunca y que no va a ningún lugar