Archivo para una jeta cubre el cielo

Brel

Posted in El mismo verso, Lo siento, Otras cosas with tags , , on 26 diciembre, 2015 by nene

espacio-vacio

quisiera sacudir de mi cabeza
el recuerdo de cierta muchacha
que ya no me nombra.
quisiera al menos
haber podido ser su sombra,
la de su mano, la de su gato,
la sombra de su sombra,
la de Jacques Brel,
la que, desesperado, pidió ser
en la canción de esa muchacha
que ya no lo nombraba.
quisiera otro lugar, otro momento
y el tiempo deslizándose lento,
casi quieto.

y su perdón.

quisiera verla, alguna vez
en el instante mismo
en que vuelvo de mis sueños.

pero no.

entonces quiero sacudir de mi cabeza
el recuerdo de esa muchacha
que ya no me nombra.
si ya no puedo ser su sombra
ni la sombra de Jacques Brel,

quisiera entonces olvidar.

Anuncios

ingenuidad

Posted in Shéneral with tags , , , , , on 8 junio, 2015 by nene

11107731_10206709785723079_4758588796195045270_n

pero,
mirá que sos jodida
vos y tus ambiciones,
que cuando estás en casa
en esas raras, memorables
y fugaces apariciones,
te tomás un par de mates,
me dejás todo
hecho un quilombo
y me decís
“ya me estoy yendo, grone”
y
“qué bueno que seamos
así, amigotes”
y te me mandás a mudar.
y yo,
que he sabido ser
la gloria del 10,
el embarazo de D10S;
yo, que soy el nene más colgado
el preso más fumeta
dejo todo entreverado,
sucio, desacomodado,
como para imaginar que todavía
no has cruzado esa puerta,
o has ido otra vez
al baño a mear.
pero,
mira que soy jodido, ¿no?,
yo con mis ambiciones
de acariciarte la mejilla,
encerrarme en la vergüenza,
de insultarte por careta
para que me empieces a odiar.
pero miráme qué jodido,
que hasta ahora no te dicho
lo boludo que me siento
si me llego a enamorar.

las otras cosas que no se dicen

Posted in Filosofìa de goma y zapatos veloces, Lo siento, Shéneral with tags , , , on 5 junio, 2015 by nene

espacio-vacio

decíme; ¿en qué pensás cuando te confieso con vergüenza que no tengo puestos boxers ni nada debajo de los pantalones? ¿por qué sonreís con esa cara de hija de mil putas, con cierto toque de lascivia, si sos vos la que pregunta todas esas cosas que a mí me dan mucho pudor y te las digo sólo para que no vuelvas a decirme -“maricón de mierda, con esos comportamientos que provoco no sé cómo reaccionar”- ? ¿y en qué pensás cuando yo te digo “nena” y sonreís diciendo que te gusta que te llame así, porque no tuviste infancia y fue duro madurar? yo te confieso ante el dios que más te guste que me siento really motherfucker cuando logro que vos pongas esas caras; tal vez porque nunca me dí cuenta si alguien más me las hacía y a vos te estaría viendo todo el rato. así que por favor no me preguntes más ciertas boludeces como -“che, yo te caliento?”- cuando sabés que sí, cuando sabés que me súper calentás. además, siempre preguntás cosas como para dejarme en evidencia. y yo, torpe como soy, nunca puedo retrucar. qué se yo; ya te diste cuenta de que me gustan las cosas pequeñitas, las pelotudeces que siempre te sorprenden porque te hacen ser normal, darte cuenta de que sí, de que podés por ejemplo, ir al supermercado a hacer las compras sin estar decidiendo mil quinientos años qué carajo vas a llevar. así que no sé, es esto lo que soy, lo que he hecho con lo que han hecho de mi vida. educación, valores y respeto. puedo mandarlo todo a cagar cuando menos se lo espera. pero el pudor, ciertas vergüenzas, no las puedo manejar.
así que vos verás.
¿a quién le estoy hablando? ¿por qué les grito a las paredes, pidiéndoles que vuelvas?
mierda.
mierda mierda mierda mierda.
no sé cómo continuar.

los verdes

Posted in El mismo verso, Filosofìa de goma y zapatos veloces, Otras cosas with tags , , , , , , , , , on 31 octubre, 2012 by nene

Después nos fuimos todos;
salimos a la vida,
a conocer otras cosas en las caras,
la otra cara de las cosas,
a comernos el mundo,
a repartirnos la mañana
y algunos lo logramos
y a otros, la ciudad nos devoró
y el resto se quedó sin hacer nada
no apostó,
se recluyó en algún rincón del barrio
con el pretexto de que así
los días serían más tranquilos,
las noches menos agitadas
y de que todo iría aún mejor.

A los que no nos mató una máquina
en un edificio cualquiera en construcción,
a los que no nos comió la mano
la picadora de carne de cualquier supermercado;
los que sobrevivimos
al polvo asesino de una cantera de cal
al polvo asesino de la cartera de la dama
o el bolsillo de atrás del pantalón,
a ésos,
el suicidio lento y cotidiano
de una vida llena nada más que de vacío
y de resignación
nos ganó de mano en contraflor al juego,
y nos pegamos una vuelta
de cuando en cuando,
de vez en vez,
y llegamos hasta el barrio
cuando nadie nos espera
a hacerle una visita al pretérito perfecto
a visitar los despojos que dejaron estos años,
a caminar por la Agustín Garzón
para sacarles fotos a los carteles de los verdes,
del 44
que nos llevaba a todos juntos hasta Empalme
a visitar a las gringas más bonitas,
a intentar soñar con el amor;
del 42,
que nos llevaba a todos juntos hasta el fondo
a visitar a las amigas más pulenta,
a visitar a los amigos que recién salían de prisión

¿Qué nos ha pasado? ¿Dónde estoy?
Sigue haciendo frío por las noches
cuando me voy quedando solo
y cuesta respirar un cachito así de aire
…y todo es el revés de la memoria
…y todo es igual con la desilusión.

A %d blogueros les gusta esto: